Materiales de arte

Pintar en Acuarela, desde el comienzo

Si te ha interesado leer este post es porque probablemente, al igual que a mí, la acuarela te parece una de las técnicas más bonitas para desarrollar una ilustración. Pero a muchas personas, la delicadeza de la técnica les inquieta e incluso les atemoriza comenzar a practicar con ella. Con este post quiero ayudarte a comenzar, sin embargo recuerda: la única forma de aprender a desarrollar una técnica o una forma de dibujo, es haciendo, pongámonos en marcha entonces.

Hay muchas formas de trabajar con la acuarela, y estas formas afectarán los resultados. Para entender esto veremos algunos ejemplos. Debemos tener en cuenta que en la antiguedad la forma de trabajar la acuarela, al igual que cualquier otra técnica artística, estaba regulada por la Academia de Bellas Artes, y los procedimientos al comenzar y preparar la tela o papel siempre eran los mismos.

Preparar el espacio de trabajo

Como primera regla al pintar acuarela es que debe existir tensión en el papel o la tela. En la tela esto ya está listo ya que la tela se tensa al unirla al bastidor, sin embargo el papel, si no se realiza esto manualmente, comenzará a arrugarse y encogerse, dando como resultado el cásico ondulamiento de la hoja. La mejor manera de preparar el papel es tener una superficie limpia, lisa y firme (como una madera o un escritorio despejado) al cual adheriremos el papel con masking tape (cinta de papel, scotch).

Como recomendación, cuando pegues el masking tape antes de adherirlo al papel, pégalo una vez a tus pantalones o cualquier superficie de tela que tengas a mano, de manera que pierda un poco su adhesión. Esto debido a que el masking tape es un potente adhesivo, a veces daña el papel al sacarlo, para evitar que esto te pase y se lleve parte de tu hermoso dibujo. Cuando lo adhieras, además, es recomendable estirar el papel lo máximo que puedas en las 4 direcciones, esto impedirá que el papel pueda encogerse, aún cuando esté adherido. Hay personas que usan Washi tapes para este fin, y aunque es visualmente bonito, no lo recomiendo mucho dado que tiende a despegarse de las superficies (en mi experiencia).

Prepara tu papel de esta forma

El papel que escojas también es importante. Una tela está hecha para absorber humedad (agua o aceite), pero el papel no siempre lo está. Como importante detalle es que busques un papel de 260 grs. para arriba, si consigues uno de 300 o 370 grs. tanto mejor. (dice la leyenda que hay más gramaje que esto, pero se venden en lugares especializados).

Tu arsenal

A partir de aquí estás listo para comenzar. Ahora, también es importante contar con los materiales necesarios. Comencemos con la materialidad de la acuarela, este material se caracteriza por ser diluible en el agua, a diferencia de pinturas como el óleo, que requieren aceite y otros derivados para que se adhiera al papel (y perdure). En la acuarela la adhesión del pigmento lo permite la goma arábiga (el mismo pegamento que se usa en los sobres de cartas y dulces masticables). Sus componentes le otorgan una esencia trasparente, que la diferencia de la témpera y los acrílicos. Dependerá de la cantidad de agua que uses los resultados que obtengas. En esta página de Royal Talens puedes aprender un poco de dónde se obtienen los pigmentos para los colores.

Sigamos con los pinceles, los pinceles para acuerla se caracterizan por ser suaves y poder almacenar suficiente agua en sus cerdas, para que al presionar el agua fluya y disuelva el pigmento. Existen pinceles muy “gordos” (conocidos como pinceles redondos) usados para dosificar una gran cantidad de pigmento y agua. Otros son muy finos, para dar detalles a tu trabajo, están los liners, que son usados para detalles espontáneos y espontáneos, como ramas y hojas. También está el mítico 5/0, el pincel más delgado que he conocido, también poco común (lo perseguí por meses en las librerías).

Dentro de los pinceles redondos hay muchos materiales de sus cerdas, pelo de camello, marta, ardilla, cerdo, buey, que de verdad son pelos de animal, lo que hace que su valor sea más elevado y por supuesto dan otros resultados, con respecto al agarre del agua y pigmento y su dispensación; por otro lado también encontramos pinceles sintéticos que tienen otras facultades (cerdas blancas, amarillas o azules).

Uno de los pinceles que más me gustan es el pincel con doble punta, en la fotografía de abajo puedes distinguirlo por ser de pelo cafe, pero al llegar a la punta se ve un pincel interior amarillo. Me gusta porque a la vez que absorbe mucha agua, permite hacer detalles como un pincel de punta fina. Su versatilidad impide que tenga que buscar más de un pincel al pintar las capas de detalles.

También hay algunos que siendo suaves ayudan a diferentes aplicaciones y texturas dentro de la acuarela, por ejemplo los “almendrados” o “lenguas de gato”, con su forma circular permiten generar degradados en líneas verticales y horizontales sin acumular tanta agua como los pinceles redondos. Especialmente los almendrados me gustan mucho para dar toques de sombras en los edificios, o suelos. Los lengua de gato tienen cerdas más cortas y más pelo, aunque los hay en muchos tamaños, esto significa que al aplicar la pincelada la cerda es más rígida y la capacidad de recorrer a través del papel se reduce, no muy bueno para degradados o pinceladas que desaparezcan, por ejemplo. Los pinceles de puntas biseladas son muy específicos, ayudan en casos de tener formas rectas en nuestro dibujo, paredes o querer generar trazos geométricos.

Dentro de los pinceles también puedes encontrar algunos muy específicos, como los pinceles de abanico que ayudan a generar diferentes efectos. Por un lado te pueden ser de mucha ayuda expandiendo un pigmento por el papel húmedo, y por otro puedes hacer lindos detalles con ellos como hojas de pino y distintos tipos de follajes o pasto.

Pincel de abanico

Por último tenemos a los pinceles sintéticos con carga de agua. Son muy populares hoy en día debido a que puedes llevarlos sin necesidad de tener un frasco de agua contigo. Por supuesto sus cerdas no son tan flexibles y suaves como un pincel de cerda natural, pero hoy por hoy hay muchas versiones y grosores y sacan perfectamente de apuro (en Aliexpress puedes encontrarlos como “water brush”).

Aparte de lo ya mencionado hay otros materiales que pueden ayudar en tu tarea, para determinados tipos de técnicas con acuarela. Uno de ellos son las esponjas, estas tiene una utilidad muy práctica cuando pintamos acuarela de forma etérea. También los líquidos de enmascarar son útiles en algunos casos, estos se aplican como si fueran pintura sobre el dibujo y evitan que la acuarela pinte esos sectores, una vez seco el dibujo se retira con los dedos o una goma, sin dejar rastro de que estuvo ahí. Un poco más adelante te mostraré sus aplicaciones.

Comencemos a pintar

Tuve un profesor que nos enseñó acuarela durante un semestre, él nos contaba un poco de los métodos clásicos, algunos de ellos todavía se usan, y el resultado es muy distinguible. Hablamos de acuarelas que tienen un toque muy etéreo, similar a esto:

De cierta manera en este estilo de pintura se deja a la acuarela expandirse a través de la hoja, humedeciendo primeramente sectores donde realizarás el degradado. Por ejemplo se puede comenzar por el cielo, en primera instancia mojas el papel y aplicas suavemente con el pincel una capa muy delgada y suave de colores deseados. En este proceso tienes que tener dos condiciones muy en cuenta: la primera es que para pintar los siguientes elementos (como el agua, la tierra, árboles, etc.) debes esperar que se seque completamente el agua sobre el papel. De otra forma el color del cielo se ensuciará con los otros colores y no se apreciará el efecto de transparencia.

En segundo lugar, debes tener en cuenta que si hay nubes o espacios que deseas que queden en blanco, debes evitar que el agua llegue hasta ahí o el pigmento. Ya que en el tipo de pintura etérea no se utiliza pintura blanca sobre los elementos pintados, esto de cierta manera rompe con la estética de este tipo de pintura. Acá hay un ejemplo, que puedes ver paso a paso en este link. Los árboles fueron pintados con gris sólo en las sombras y el resto del tronco quedó completamente en blanco, cuidando el no pintarlos. En este caso el pintor se ayudó con líquido de enmascarar.

Este tipo de pintura es muy valorada por la forma en que la acuarela se expande y se seca, creando degradados y combinaciones interesantes y bellas. Requiere un profundo conocimiento de qué pasa cuando sobre un espacio húmedo aplicas cierta cantidad de agua y pigmento, qué ocurrirá cuando se seque. Para aprender sobre esto es necesario que tú mismo experimentes qué ocurre, en el siguiente video quiero dejarte algunos ejercicios que tú mismo puedes hacer.

Una de mis cosas favoritas del ejercicio anterior es cómo la acuarela al secarse, queda con un borde oscuro producto de la acumulación de pigmento. Esto, dependiendo de cómo lo uses puede jugar a tu favor. Por ejemplo en el caso del tronco del árbol se define más al tener este borde. En las hojas, el naranjo y el rojo generaron un degradado agradable que simula la sombra de las hojas, y la trasparencia del morado con el naranjo encima, generan la ilusión de sombra en el tronco. Lograr un efecto así depende de dónde y cuánto pigmento apliques sobre la “huella húmeda”, que es como llamo a ese sector en el que aplicas agua para diluir pigmento.

Es muy interesante pasar por instagram buscando los hashtag de acuarela, como #watercolorblog #watercolorpainting y #watercolor_daily. De allí he sacado muchas ideas, y aprendo formas de hacer aquello que tengo en mente.

Pero esta no es la única forma de pintar acuerla. Aunque casi siempre tiene una consistencia muy trasparente, puedes llegar a usarla de manera muy densa, permitiendo crear grandes contrastes en tus dibujos. De hecho, no es necesario que siempre pintes dejando una huella de agua, puedes pintar directamente en el papel, y generar efectos completamente diferentes.

Cuando pintas con el pigmento directamente, debes tener cuidado con mantener tanto el pigmento como el pincel húmedo, ya que de este modo se seca rápido. El pincel debe estar húmedo para que las cerdas estén exactamente donde esperas que estén, ya sea para hacer bordes o detalles.

Personalmente no recomiendo pintar así con acuarela de pastillas, ya que requerirán humedecer constantemente la pastilla, y el pincel con mucha fricción tiende a dañarse. También puedes tener un pincel para humedecer solamente, y eso ya es una solución.

Para mostrarles un poco de este modo de pintar preparé este, no tan breve pero muy detallado, video del proceso. Más abajo les dejo la acuarela terminada.

No me queda nada más que invitarte a comenzar a pintar, no te quedes con las ganas ni te quedes pensando en que te puede quedar mal… eso siempre puede suceder, pero aprenderás mucho en el proceso!

Un abrazo grande, y hasta la próxima semana!

Suscríbete a mis redes sociales en instagram y youtube, para no perderte nada de nada. Y si quieres apoyarme para continuar escribiendo y compartiendo contenido, te invito a visitar mi Patreon! (Si no tienes idea qué es Patreon, visita mi página explicativa).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .