Artista del mes

Artista del mes: Cezanne, el pintor que nunca se rindió.

“Pinto porque veo, porque siento -tengo fuertes sensaciones-, también usted siente y ve como yo, pero no se atreve. Hacen pintura de salón. […] Yo tengo el valor de defender mis opiniones”

Paul Cézanne

Entre 1864 y 1879 fue rechazado al menos 11 veces por el Salón de Bellas Artes parisino (exposición anual en la que se convocaban la mejores obras artísticas), el único en que, por aquella época, le importaba entrar a todo pintor. Fue criticado en innumerables ocasiones en periódicos y folletos artísticos, inclusive por su supuesto amigo íntimo Emile Zola, quien lo describió como un “gran pintor fracasado”. Pasaron 180 bodegones y 60 pinturas de montañas antes que Cézanne fuese reconocido como el gran artista que era. Pero para resistir tanto rechazo tuvo que pasar por una vida que puso a prueba su convicción, a continuación te contaré un poco de porqué este artista incomprendido tiene más para enseñarnos de lo que parece.

Cézanne nació en la humildad, en un pueblo pequeño con hermosas vistas, sin embargo, su familia ascendió socialmente, significando para Cézanne nunca haber tenido las carencias que muchos artistas enfrentaron en su época. Sin embargo esta afortunada posición le permitió conocer a personas que le ayudarían a encontrar su camino.

Estamos hablando de los años 1839 al 1906, en pleno surgir de una nueva forma de poner en crisis al arte. Hasta principios de 1800 las academias indicaban lo que se consideraba como “obras de arte” y quienes eran “artistas”, porque hasta entonces el arte era concebido con la función de crear cosas bellas y ser codiciado como un bien que otros quisieran tener. Sin embargo es en este momento en el que surgen “observadores de la luz”, un grupo de pintores y artistas que se niegan a seguir indicaciones de la academia, y crean su propia forma de pintar, de manera rápida y captando las tonalidades de la naturaleza, no encerrados en un estudio, si no al aire libre, captando los colores inclusive de las sombras.

Sin embargo Cézanne enfrentó una lucha vocacional tremenda, al salir del colegio fue obligado por su padre a entrar a la carrera de leyes, y aunque no la terminó, tras algunos traspiés en el mundo pictórico en París volvió con su padre a trabajar en el banco. Los años más jóvenes de Cézanne fueron altos y bajos en su fe en sí mismo y su amor por la pintura. Recién cuando tenía 38 años, tuvo la suficiente convicción para defender sus obras y replicar contra el Salón de París por uno de sus rechazos. No todo era triste, hubo en su camino marchistas (especie de mecenas) y admiradores de la obra de Cézanne, inclusive pintores que lo animaron continuamente.

Retrato de Victor Chocquet – Cézanne

Aún con todo, Cézanne era tenaz, sin importar lo que pasara, las críticas que recibiera, continuaba mandando cuadros al Salón de París, y como era de esperar, los años hicieron que las personas fueran comprendiendo poco a poco que el arte no es tan solo una mera “decoración” para ostentosos lugares, si no, una forma de expresión, una entrada al alma. Poco a poco la mentalidad de jueces y espectadores permitió ver en la obra de Cézanne una trayectoria continua y firme, permitiendo que en 1882 por primera vez hubiese un cuadro en el Salón de París, y posteriormente en 1886 participó en la Exposición Universal de París (donde fue inaugurada la Torre Eiffel, y cada país llevó un pabellón donde mostrar lo mejor de su arte, Chile por ejemplo utilizó de pabellón el bello edificio conocido hoy como Artequín) lo que fue un reconocimiento total.

Cézanne nunca estuvo interesado en la fama o el dinero de los espectadores, su búsqueda inicial se transformó en una búsqueda de la pureza pictórica, una forma de congeniar los descubrimientos de los impresionistas sobre la luz y su color, y mantener también en alto lo logrado por los grandes maestros en el pasado. Este pintor, más que ningún otro, buscó perfeccionar la técnica para pintar, con una dedicación que bordeó la obsesión.

Pinturas de Camile Pisarro

Camile Pisarro, uno de los impresionistas, quien además fue el más solidario con Cézanne desde sus inicios, gobernaba en sus cuadros la luz y la claridad. Los impresionistas no mezclaban los colores en su paleta, si no que en el cuadro mismo, por lo que vemos es una mezcla óptica de color (nuestro ojo cae en esta ilusión). Cézanne aprendió de esto, pero no le bastaba imitar la realidad, él decía que “la naturaleza no está en la superficie, si no en la profundidad. Los colores son la expresión de esa profundidad en la superficie. Surgen de las raíces del mundo”, de cierta forma imitar lo que veía simplemente le parecía poco para ser llamado arte. De hecho, detestaba la imitación perfeccionista (academicista) de la realidad, dijo “tengo que seguir trabajando siempre, aunque no para llegar a esa trillada perfección que provoca la admiración de los tontos. Para esa forma de pintar […] basta con los conocimientos de un obrero”.

Pintura de Cézanne, con claras influencias de color más brillante y claro

Para Cézanne nunca se trató de copiar la realidad, se dice que su búsqueda quedó tal vez sin terminar, buscó el equilibrio entre dos corrientes sin querer perder lo mejor de ambas, pero lo buscó como quien dice “desde cero”. Por ello es que hay obras que a simple vista son incomprensiblemente erráticas en composición, distribución de los elementos o inexactas en sus formas.

Bodegón de frutas – Cézanne

Pero a Cézanne no le importaba sacrificar la realidad “aprendida” y “correcta” si podía lograr profundidad y la sensación que produce ver una fruta, el brillo de un jarrón o los pliegues profundos de una servilleta. De alguna forma buscaba la esencia de las cosas, aunque tuviese que deformar una mesa o quitarle simetría al jarrón.

Para entender esto hay que volver un poco al pasado, comprender que por miles de años cada artista aprendió a resolver la perspectiva de una forma mecánica, las manos, los rostros, las luces y sombras, todo estaba dirigido por una tradición pictórica. La experimentación no era muy valorada, a menos que diese resultados más realistas y fotográficos. Con la llegada de los impresionistas ya no existió una única forma, ahora se podía hablar de estilos, diferentes estilos, tanto como artistas hubiera. Nada de eso importó a Cézanne, ni un estilo nuevo, ni el de antes, él quería captar la sensación, que va más allá del parecido visual, tiene que ver con el estar ahí. Cuando ves una manzana, tan solo al verla, sabes que tiene un peso, existe una solidez en ella que te hace adivinar qué sucedería al tocarla o al empujarla al borde de una mesa, y era esta sensación la que buscaba representar este pintor incansable.

Detalle de pincelada
Detalle de manos del cuadro de Victor Chocquet – Cézanne

Cada vez que se inicia un cuadro suele definirse las líneas iniciales de cada forma. Generalmente se está muy consciente de lo que se está pintando, una manzana, una mesa, una casa, una montaña. Pero el proceso de pintura de Cézanne abstraía las formas (las hacía desaparecer de manera concreta, ya no es una casa, árboles y montaña) de manera de construirlas o “modelarlas” a través de sus colores, con espátula o pincel, con trazos cuadrados, diagonales, horizontales o verticales, según lo necesitara. Se puede pensar que sus pinceladas eran rápidas y desordenadas, sin pensarlo mucho, pero quienes vieron su trabajo atestiguan que era todo lo contrario: cada pincelada sacaba sudor y una larga meditación a Cézanne, tomandole 3, 4 y hasta 5 años terminar un cuadro (por lo que avanzaba simultáneamente en varios a la vez).

Esta es una gran característica de sus cuadros, que lo distingue del perfeccionismo académico: vemos la pincelada. Dicho de otra forma: la pincelada construye las caras de las formas geométricas a las que son reducidos los elementos en el cuadro.

Detalle de construcción y pincelada de la manzana

Es por esta razón que se dice que Cézanne es el precursor del cubismo. Como bien dice Teresa Camps, para Cézanne el pintar era más que un quehacer visual, era un “ejercicio mental”. Tanto fue así su nivel de análisis de las formas y cuándo y cómo poner una pincelada (que con los años se fue acentuando) que los reconocimientos a su trabajo no le causaron mayor impresión. En 1904 se expusieron más de 30 obras en una sala importante sólo para él, y ensimismado en su trabajo, no asistió a la inauguración.

Cuadro Cubista de George Braqué
La casa del Ahorcado, Cézanne

Podemos o no comprender bien el modo de pintar de Cézanne. Intentar tal vez comenzar un cuadro al óleo, basándonos en la observación, nos puede ayudar un poco en esta comprensión. Cuando se comienza a pintar hay un respeto por el primer paso, por dar con el color adecuado, por dar con la pincelada adecuada. Es este análisis constante el que atormenta a los pintores que buscan mejorar cada vez más. Y Cézanne era uno de aquellos, uno que no se rindió, inclusive hasta el borde de su muerte.

No podemos decir que el trabajo se Cézanne tiene absoluto valor en sí misma, porque al observar el posterior legado (influenciando a Picasso, a Braqué y a muchos otros) podemos ver cómo su búsqueda de toda una vida dio el puntapié para que la pintura fuera valorada en sí misma, y no un simple artilugio en alguna pared. Su legado, por ende, es invaluable.

Y este ha sido el artista del mes, me despido por esta semana, espero que hayas disfrutado este post y recuerda que puedes seguir mi trabajo en Instagram y Patreon!


Fuentes:

– González Prieto, Antonio; Tello, Antonio – Grandes Maestros de la Pintura “Cézanne”

– Farthing, Stephen – Arte Toda la Historia

– Gombrich, E.H. – La Historia del Arte

2 comentarios en “Artista del mes: Cezanne, el pintor que nunca se rindió.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.