Bitacora en terreno

El alma de los artistas

“Si tienes el valor de dejar atrás todo lo que te protege y te consuela, lo cual puede ser cualquier cosa como tu casa o viejos rencores, y embarcarte en un viaje en búsqueda de la verdad, ya sea hacia lo interior o lo exterior, y si estás dispuesto a que todo lo que te pase en ese viaje te ilumine, y si aceptas como tu maestro a todo el que te encuentres en el camino, y si estás preparado sobre todo a afrontar y a perdonar algunas de las realidades muy duras de ti mismo, entonces la verdad no te será negada”… (Comer, Rezar y Amar – Elizabeth Gilbert).

Siempre he creído que ser ilustrador, diseñador, artista, fotógrafo o arquitecto tiene que ver mucho con esta cita. He conocido a muchas personas -de estos y otras disciplinas más- que tienen una larga historia de búsqueda, que dialoga entre lo que aman hacer y el “qué tan bueno soy”. Ser y hacer arte -o intentarlo- conlleva ser fuertemente valientes, estar firmemente convencidos de que en ese preciso momento e instante no hay otra cosa que querrías estar haciendo.

Cuando se elige seguir una carrera artística debes tener en la mente que no tendrás de inmediato una vida “convencional”, una donde ingresas y terminas en un plazo de años cerrado, y luego vas y consigues un trabajo estándar, un trabajo predecible, rutinario. Sin embargo eventualmente podrías tener una vida con familia, flujo de trabajo continuo y cuentas al día. Pero antes de llegar a ese “status quo” hay un camino un poco más largo que seguir.

Antevasines

Este término se usa en círculos espiritualistas (la palabra viene del Sánscrito) para definir personas que sienten un deseo intenso por “vivir en el límite”, en su interior saben que no están hechos para vivir en un molde preparado por lo que los demás quieren, si no que sienten la necesidad de buscar una forma de vivir propia, un lugar que no se define por fronteras, si no que se construye de dentro hacia afuera. A mi me gustaba llamar a esta sensación “almas inquietas”, porque la sensación es de una continua búsqueda.

Aunque a veces pareciera que esto describe personas con severos vaivenes emocionales, en realidad para vivir de esta forma se necesita mucha constancia. Si una persona no conoce lo que significa perseverar nunca surgirá con el total potencial que lo haría de poner todo su empeño en lo que sea que desee emprender. Ser emprendedor está muy de moda, pero cada vez está menos de moda esforzarse, tomarse el tiempo para hacer las cosas, hacer un “extra” con tal de tener un mejor resultado.

No sé lo que quiero hacer

No saber qué es lo que quieres hacer para “subsistir” en la vida no es algo malo. Quizás te has hecho la pregunta errada, ¿te has preguntado qué es lo que mejor haces? seguramente ahí está la clave de lo que te llevará a un camino muy poco predecible.

Cuando comienzas a estudiar una carrera generalmente te agradan el nombre de las asignaturas que deberás pasar, te emociona aprender más de cada área, y sueñas con lo que puedes aprender. Pero en el camino descubres muchas cosas más que no esperabas encontrarte, descubres muchas formas en las cuales aplicar tu aprendizaje y tus habilidades, y que hay personas que están dispuestas a pagar por tu estilo o habilidad.

Sin embargo de todo ello he aprendido algo: lo que sea que hagas bien, debes esforzarte por ser el mejor. No se trata de una competencia, porque en el fondo no compites con otros, ya que hay muchos otros, millones. La competencia es contigo, una mejora continua, ampliar tus habilidades y conocimientos, mezclarlos y no cerrarte a probar con nuevas técnicas y temáticas.

No soy lo suficientemente bueno

Siempre será tentador pensar que “no soy suficientemente bueno”. Esas palabras siempre te perseguirán, te pisarán los talones a cada trabajo que termines, porque compararse es un mal pero muy pegajoso hábito de los artistas.

No importa la línea de estilo que sigas, si es realismo, caricaturas, animación, editorial, etc. -en cuanto a la ilustración- siempre admirarás a alguien que lo haga mejor. Y eso es excelente, pero si comienzas a compararte estarás cayendo en el error. Aquella personas probablemente pasó horas practicando y practicando para llegar a lo que es hoy. La única diferencia entre ellos y tú son la cantidad de horas que han dedicado a practicar (que a veces se traduce en años de experiencia).

Sé que no es una respuesta que uno desea escuchar, en general nos han hecho pensar que lo que sea que obtendremos en la vida llegará en un “golpe de suerte” y todo será distinto. En cuando a las habilidades artísticas es mucho menos mágico. El practicar perseverantemente es lo que marca la diferencia entre un artista y otro, y con ello, de vez en cuando la inspiración te encuentra trabajando (como decía Picasso). Porque esta es otra realidad: la inspiración no es constante.

by Sephko

Atrae la inspiración

La inspiración no es una hada madrina. Mi esposo es físico (científico), sabe muchas cosas que yo apenas entiendo, pero a veces por mucho que se esfuerce no logra dar con una solución. Después de casi rendirse, cuando estamos en un lugar cualquiera, haciendo trámites o de paseo en un lugar bello, se queda en silencio y comienza a contarme una idea de solución que podría funcionar para aquello que lo torturó algún tiempo atrás. La inspiración es así, a veces nos encuentra trabajando y otras nos encuentra haciendo una actividad completamente diferente. Pero mientras más cerca te encuentres de lo que amas hacer mejor va a fluir.

La inspiración se alimenta de las nuevas experiencias, nuestro cerebro se abre ante nuevas situaciones. Nuestro cerebro ama la rutina, pero cuando le das una nueva forma de ver las cosas aunque al comienzo le dificulta, pronto abrirá nuevos caminos y te dará sorpresas agradables. Cuando cambié mis lentes que llevaba usando 4 años mi cerebro se resistió a reconocer la real distancia en que estaba el suelo, por lo que tenía que pisar con mucha calma y girar lentamente la cabeza, cuando ya habían pasado dos semanas mi cerebro estaba completamente acostumbrado, y ver de manera nítida no tuvo precio.

Hay una artista -Keri Smith- que propone en su blog (que sigo hace muchos años) muchas maneras de desbloquear tu mente de los hábitos y las rutinas, sugiriendo formas muy extrañas de interactuar con un libro, tus dibujos y tus escritos. Aquí puedes ver 100 ideas para atraer tu inspiración.

Acepta la incertidumbre

Una de las más incómodas sensaciones que puede experimentar una persona. Ese momento en que no saber qué pasará en un par de horas, en un par de días o en un par de meses. La incertidumbre parece carcomer tus decisiones más primitivas ocupando espacios en tu mente como una nube que se expande y te roba la energía emocional que podrías invertir en muchas tareas más provechosas. No obstante, puedes aprender a lidiar con ella.

El estudiar una carrera artística puede traerte mucha incertidumbre y, por ende, ansiedad. Desde el momento en que consigues tu primer trabajo Freelance e interactúas con un cliente que debe aprobar – o no – tu trabajo, hasta aquellas inversiones en nuevas propuestas de emprendimientos personales (como la compra de una Sillohuete, cámara fotográfica, etc.).

La incertidumbre estará en cada paso, porque nadie te asegura que las cosas saldrán bien. Pero, ¿sabes? ni siquiera una persona que trabaja en una oficina tiene garantizado lo que sucederá mañana. Nos gusta pensar que sí, que si consigues un trabajo fijo tendrás un sueldo todos los meses y nada te faltará. Pero la vida siempre tiene sorpresas, desafíos y aprendizajes. ¿Por qué no afrontarla haciendo algo que realmente amas hacer?

En mis últimos 10 años he trabajado como ilustradora freelance, pero también repartí diarios en una estación de metros y paseé una perrita Basset Hound. He trabajado para muchas personas en comisiones de dibujos, y cada cliente es una experiencia diferente y un mundo por descubrir. He recibido negativas y rechazo a mi trabajo, incluso a veces me han engañado asegurándome que recibiría algo que jamás recibí. Y llevo 6 años de profesora, de los cuales ni un día ha sido igual a otro, ni un año más fácil que el anterior. La vida está llena de desafíos y es eso lo que la hace interesante.

Que nada te detenga

Hace unos días pasé la frontera de los 30 años. Hay personas que esto les resulta muy significativo y otros ya saben que no es gran cosa. Pero para mí es un hito para mirar hacia atrás, a esa colegiala de 17 años que no sabía qué estudiar y sólo sabía que su “gracia” era dibujar más o menos bien, pero que en su interior tenía un fuerte sentimiento de querer aprender más y hacerlo lo mejor que pudiera. Hoy hay muchos más proyectos por delante que los que tenía a los 17, y tengo más herramientas -personales y técnicas- para embarcarme en ellos.

Tres últimos consejos: no te impacientes contigo mismo, todo va a su tiempo y llegará el momento en que tomes conciencia de tu propio avance, y sabrás por dónde seguir. Por ahora, sigue practicando y aprendiendo.

Lo segundo es que, probablemente lo que más te detenga a la hora de enfrentar desafíos será tu “postura emocional”, si te dedicas a coleccionar desconfianza en tus capacidades, caer en el desánimo (o flojera) y a rechazar oportunidades de hacer cosas que aún no sabes hacer, perderás en realidad oportunidades de aprender. Si no hubiera aceptado hacer clases de Artes Visuales antes de estudiar Pedagogía, probablemente nunca habría descubierto una vocación que desconocía que tenía. Dedicar tu vida a una carrera artística trae tanta satisfacción como desafíos, y es así para todas las vocaciones: te dan vida. No es necesario que te sientas un “artista”, si haces las cosas con amor y dedicación lo que sea que hagas será “arte”.

Mi último consejo es que valores el apoyo de tus seres queridos, a veces no creemos cuando alguien nos dice que lo que hacemos es genial, pero piensa, qué hubiera sido de Vincent Van Gogh sin el apoyo y la fe de su hermano Theo. Es esto y la fe de que tenemos un propósito superior a nosotros mismos, es lo que me ha mantenido firme y creciendo todo este tiempo (pues para mí, Dios tiene un plan que es mejor de lo que yo pueda imaginar).

Te invito a seguir adelante, no rendirte, tomar el camino poco convencional, porque así se forja el alma de los artistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.