Artista del mes

Artista del mes: Dinora Doudtchitzky

Mi gran lucha es trata de decir las cosas con los medios más sencillos, y justamente, conseguir la sencillez de la técnica es una de las cosas más difíciles…

Dinora, c.1950 – exposición “La otra luz de Dinora Doudtchitzky, nuevas miradas a su imaginario”, Museo Andino

Así comienza la exposición sobre el trabajo de esta profesora y artista visual de origen Ucraniano, pero radicada en Chille desde sus 25 años (1939), donde se quedó para jamás irse. Una exposición sobre una artista que para el común de los mortales no nos es muy conocida y que, en cambio, nos cuenta de sus íntimos procesos artísticos, y su legado, el que fue muy significativo para los que interactuaron con ella como profesora en la Universidad de Chile y la Universidad Católica de Chile.

Seguramente a todos nos ha pasado que no sabemos cómo comenzar, tenemos un montón de materiales, papel y tiempo dispuesto, pero no sabemos dónde poner la primera línea, qué color escoger, qué temática retratar. Alguna vez en la vida todos pasamos por esto. Y por supuesto esto no deja de pasarles a los artistas que dedican su vida, tiempo y recursos al arte de tiempo completo. Bien conocida es la frase de Picasso “que la inspiración te encuentre trabajando”, y no sé si Dinora lo conocía (seguro que sí, Picasso tenía 58 años cuando Dinora tenía 25) pero ciertamente lo practicaba. La primera parte de la exposición en honor a su trabajo está dedicada a sus prácticas artísticas, una recopilación de sencillos trabajos en técnicas variadas, acuarelas, lápiz grafito, carboncillo, lápiz pastel, grabado, témpera y óleo. Encontramos una artista inquieta, casada con un músico, pero no con una única técnica artística.

En su autorretrato observamos una intensa mirada, mirada que se repite en los rostros que retrata. Ella no se limita a utilizar una sóla técnica. Fuerza las técnicas más allá de lo “académicamente permitido”. Aplica Témpera sobre acuarela (Árboles), Tinta china sobre Pastel graso (obra principal de su exposición y que además es altamente colorida, delicada y potente), o de plano usa una técnica simple, que roza lo inacabado.

Acercamiento Pasteles grasos y Tinta China
Detalle pintura con Pasteles grasos y Tinta China

Justo en medio de la exposición encontramos la fuente de su inspiración, sus libros de bocetos, de anotaciones, de rayas. Allí encontramos la razón de ser de toda la otra mitad de la exposición. Por una parte estaba su interés naturalista, por lo misterioso y lo oculto a la vista, y por otro las ciudades invaden su imaginario.

A partir de este punto comienza a verse una progresión de ciudades de paisajes lejanos, nortinos, orientales, europeos, girando por el plano para generar patrones geométricos llenos de detalles. Dibujos en tinta o marcador, que luego se transforman en retablos y pinturas. Vemos claramente cómo un artista comienza experimentando para no saber dónde terminará.

Ciudades teseladas - Dinora
Retablo intervenido con pintura de Ciudades, Dinora

El gran detalle de cada una de estas últimas obras demuestra el amor con el que las construyó. Al pasar los años la edad fue impidiendo la pericia artística de la mano alzada, pero no abandonó allí sus creaciones, se volcó entonces al esmalte sobre metal. En la búsqueda de una técnica más sencilla, pudo concentrarse en la maravillosa mezcla de colores contrastados y relieves exquisitos de cada detalle de las ciudades imaginarias o recordadas.

Durante su vida estuvo en contacto con los artistas visuales que construyeron la historia artística conocida de nuestro país (como Nemesio Antúnez), siendo fundadora en colectividad del Taller 99, de donde surge parte del arte experimental en Chile.

Lo maravilloso de observar una exposición así es poder adentrarse en los procesos de un artista, sabiendo poco o nada de su vida, sin embargo sentir que se le conoce profundamente a través de sus bocetos, sus intereses, sus luchas experimentales. Una artista como Dinora permite que no seamos tan majaderos en el uso de las técnicas con lo que se “puede” o “no puede” hacer y juguemos un poco más, nos arriesguemos. Todo proceso y experimento nos enseña, nos abre puertas que de otra manera jamás imaginaríamos, y ese tal vez es el legado que la profesora Dinora Doudtchitzky dejó, más que una sola obra, un proceso de toda una vida.

Esta exposición se realizó como homenaje póstumo al trabajo de Dinora (1914-2004). Si quieres saber un poquito más de la exposición puedes visitar la página del Museo Andino.

Por ahora les dejo, espero hayan disfrutado el Artista del Mes, y nos estamos viendo la otra semana! un abrazo gigante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.