Libro del mes

Principios de la ilustración (Lawrence Zeegen)

¿Por qué comenzaste a dibujar?… esa pregunta seguro la puedes responder, y casi recordar el suceso que marcó en tu vida el dibujo como una pasión, o varios sucesos. pero ¿Por qué continuaste dibujando…? ¿Qué te hizo seguir con o sin ganas de dibujar a tomar esto como un estilo de vida?

La verdad, no es muy simple de responder. Hay un punto en la carrera en que comienzas a cuestionarte muchas cosas.. cuando te encuentras con la realidad y hay una competencia voraz de grandes y talentosos dibujantes, y estás del otro lado tú y tu propio nivel, y no sabes cómo comenzar. Por que no quieres ser mediocre, o “del montón”, pero hay una brecha de conocimiento y experiencia que aún no has cruzado, que aún no has vivido. ¿Por qué seguir dibujando?… en parte, estoy convencida que cada persona tiene un lenguaje propio. Está el escribir, el actuar, el mirar, el hablar, el cantar, y el dibujar… entre muchos otros. Y cada persona domina mejor una forma de todas ellas…  es eso “que no hay un día que no puedes dejar de hacer”, y lo necesitas, no como una droga, ni un vicio, si no como una forma de expresarte, de botar lo que tienes dentro, como un cantante de hermosa voz libera su alma en una canción, un dibujante libera su alma en una obra.

Bueno, y buscando libros de ilustración me encontré con este: Principios de Ilustración de Lawrence Zeegen. Les puedo decir que es bueno.. porque mientras lo leo me entran unas ganas terribles de dibujar ¡lo que sea!, y eso que el estilo del libro en sí (seguramente muy impregnado de los referentes y preferencias del autor) no tienen nada que ver conmigo…. es inevitable reconocer ahí a un maestro. Lo que les traigo es la, digamos, primera parte del libro, que llamaría:

Pasos a seguir para una ilustración bien argumentada

1. Informe de proyecto o “el encargo”. Esto es lo primero que recibes, una hoja con un texto sobre un tema X, o una idea de un evento que va a ocurrir en Honolulu, o un concepto de dónde va a aparecer la ilustración. Debes poner atención y leer, releer, escuchar, analizar bien el material que llegó a tus manos. Impregnarte y sumergirte en él, hasta que estés seguro de entenderlo.

2. Reunión informativa. Una reunión no siempre es personal, muchas veces es por internet, e-mail, teléfono, pero intenta siempre que sea personal u oral, ya que hay cosas que se pierden en los otros medios. De esta conversación con el cliente o quien te supervisará, saldrán notas e interpretaciones que te serán muy útiles, seguramente tú y el cliente pensaron algo sobre el tema de formas diferentes, que se complementará al hablar juntos.

3. Bloc de dibujo. Seguro tus manos estarán ansiosas de plasmar algunas ideas, da igual del modo que lo hagas, si escritas o visuales, todo tiene que ser anotado, sea formal, chistoso, defectuoso, todo sirve. Es importante sí que anotes suficiente información acerca de la idea para poder recordarla al verla días o semanas después. Es importante llevar tu bloc, o uno de ellos (suele pasar que tenemos más de uno), a todos lados, nunca sabes dónde vendrá tu mejor idea.. y cuánto se distorcionará antes de llegar al papel y lápiz más cercano.

4. Documentación. Es decir, sumergirte en el tema. Investiga palabras asociadas, temas asociados, ilustraciones que hayan aparecido antes en la publicación que te contrató, o ilustraciones de situaciones similares, fotografías, historia, etc. También servirá de mucho disfrutar esta etapa escapándote un poco a cosas que no están relacionadas directamente, pero siempre manteniendo un margen que te permita mantener el objetivo a la vista.

5. Carpeta de proyecto. Es importante organizar y ordenar toda la información recopilada, las notas, las primeras ideas, los mails, etc. sobre el proyecto de una forma que siempre tengas a la mano todo lo que necesitas saber o recurrir a la hora de comenzar a trabajar en el proyecto. Puedes frabricar tu “hacedor de ideas”  e incluirlo también, y no sólo en el formato de una carpeta convencional, también rodear las paredes de objetos, fotografías y dibujos relacionados, te ayudará a enfocarte en tu tarea.

6. Ambiente de trabajo creativo. Esto no significa sólo tener ordenada tu mesa de trabajo, si no, utilizar esas mañas que tienes tú mismo para generar ideas. Pasear, o ir a un lugar que te inspire, ver ilustraciones, fotografías o películas que te inspiren… rodearte de todo aquello que incentivará tu creatividad.

7. Brainstorming. Todas las ideas valen, aunque no estés totalmente convencido (porque sea aburrida, o te suene conocida), en esta etapa es importante plantear la mayor cantidad de ideas para la ilustración final.

8. Concretar conceptos. Ahora comienza la discriminación, debes llegar a la idea que equilibre realismo y creatividad. Con realismo quiero decir que cumpla su función como ilustración, que comunique claramente un mensaje determinado e invite al lector o espectador a saber más del tema. Y creatividad, pues, que sea innovador, rompedor, sin que ello signifique poca comprensión del mensaje.

9. Bocetear. Todo dibujante sabe que las primeras líneas jamás deberían ver la luz pública, por eso es importante que vayas escalando. No te preocupes por la apariencia de las primeras líneas: Sé Libre y hazlo a Tú “pinta”. Primero harás bocetos rápidos y en base a ellos, bocetos más terminados que presentarás al cliente. Es importantísimo poder también explicar al cliente todo aquello que él no va a ver en tu boceto, pero que tú sí tienes claro en tu imaginación (color, dinamismo, texturas, etc.)

10. Aplicar color y técnica. Con una idea ya definida, se comenzará a trabajar sobre pruebas, aplicando color o técnicas. Incluso en este punto, muchas veces el cliente pedirá un cambio (¿tal vez tu explicación del boceto exageró? ¿él lo imaginó de otra forma? los problemas de comunicación son comunes, no te desanimes).

A partir de este punto, el libro comienza a comentar sobre la técnica, porque “el medio es el mensaje”. Un ilustrador no sólo trasmite con formas y figuras… la forma en que lo haces trasmite mucho, como una sonrisa diciendo una crítica o un ceño fruncido mientras dices un halago, lo haría.

Nos estamos leyendo! Espero les sea de mucha ayuda 🙂

3 comentarios en “Principios de la ilustración (Lawrence Zeegen)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.